Cómo se construye la COHESIÓN INTERNA de un EQUIPO (1ª parte)

José Carrascosa
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Como se construye la COHESION INTERNA de un EQUIPO

No hay muchos equipos que funcionen como un auténtico equipo. Avanzar en la cohesión interna es posible en cualquier equipo. Muchos no pasan de ser grupos de futbolistas que comparten una actividad profesional y unos objetivos comunes dirigidos por un entrenador. Pero no es fácil lograr en ellos un sentimiento común, una complicidad que lleve a trabajar juntos y afrontar las dificultades de forma cohesionada.

Se da mucha importancia al trabajo en equipo, pero en los vestuarios aún hay escasa ingeniería dirigida a la construcción de la cohesión interna, escaso trabajo de team building. Entrenador, futbolistas y responsables de los clubes están llamados a potenciar la cultura de trabajo en equipo si se quiere alcanzar un nivel competitivo. En el presente y, sobre todo, en un futuro próximo marcado por estrecheces económicas, las diferencias pueden venir marcadas por la optimización de los recursos humanos de los equipos, en concreto por la implantación de la cultura de trabajo en equipo, por ser equipo.

Lograr la cohesión interna en un grupo, conseguir que trabaje como un auténtico equipo, es un proceso largo y laborioso, no exento de dificultades. Es un proceso que se concreta en un trabajo específico a realizar en el día a día. También, es un proceso que requiere tiempo. La cohesión no se logra de una semana para otra, es un objetivo a medio y largo plazo. Se puede ir logrando cuando la temporada ya está avanzada y se va mejorando temporada a temporada.

¿Quieres seguir leyendo

Suscríbete de forma COMPLETAMENTE GRATUITA a nuestra revista y podrás acceder al contenido de este artículo y a muchos más.

Crear cuenta


Ya tienes una cuenta de usuario?
José Carrascosa

José Carrascosa

Pionero de la psicología del deporte en España, ha trabajado durante más de 25 años con deportistas, entrenadores y equipos profesionales de primer nivel, ha colaborado en logros deportivos de sus clientes (ascensos, títulos nacionales y europeos, marcas europeas y mundiales, medallas olímpicas). Ha ayudado a que haya cambiado la percepción sobre las emociones y el alto rendimiento, desde “echarle güevos” a “competir”, desde el desconocimiento a la toma de conciencia del papel de las emociones sobre el rendimiento y el bienestar. Se considera un “artesano” de la educación y desarrollo emocional