octubre 2016 - Saber Competir

foto-secundaria-1

“Nos ha faltado intensidad”

Posted by | Sin categoría | No Comments

Se habla continuamente de la importancia de la “intensidad” en el juego, “poner intensidad, meter intensidad, hemos salido con poca intensidad, ser más intensos que el rival…” ¿Qué es la intensidad? Como concepto no está definido de forma operativa. ¿Es algo físico o tiene que ver más con lo emocional? ¿Si no sabe muy bien qué es cómo se trabaja o entrena? Estamos hablando de algo no definido pero que decide partidos.

En mi opinión la INTENSIDAD es el resultado de una suma de factores:

  • CONCENTRACIÓN. Estar alerta incrementa los niveles de cortisol, genera un estrés “bueno”, activa la atención o concentración, lo que predispone a hacer el mejor trabajo posible. Si no se está en estado de alerta no puede haber intensidad.
  • ACTIVACIÓN NERVISOSA. Un verdadero desafío aumenta la activación nerviosa, mueve una ansiedad que ayuda a prepararse y dar lo mejor de uno mismo. Cuando el desafío parece fácil, rutinario… la activación nerviosa es menor y se juega de forma excesivamente relajada. Si no se vive el partido como un desafío no hay intensidad.
  • AGRESIVIDAD. El partido es un duelo contra un rival al que se ha de superar para no verse superado por él. Vivir el duelo con el rival activa los niveles de testosterona, aumenta la agresividad. Un duelo es un enfrentamiento, una disputa, una rivalidad… El partido se ha de vivir como un duelo inteligente en el que se persigue imponer el trabajo al rival hasta superarle. Al rival se le ha de respetar siempre, por inferior que parezca, sabiendo que cuando se le pierde ese respeto se juega a su favor.
  • CLARIDAD DE LA TAREA. Cuando se tiene muy clara la tarea individual y colectiva es más fácil desarrollarla con iniciativa, decisión y atrevimiento. Si existen dudas no puede haber determinación ni se puede actuar con decisión, no hay intensidad.
  • DIFICULTAD DE LA TAREA. Tareas excesivamente fáciles y demasiado difíciles no motivan. Equipos de menor potencial pueden mostrar falta de intensidad cuando compiten contra un rival muy superior, a priori, mientras que puede pasar justo lo contrario cuando la victoria parece fácil. Lo muy fácil y muy difícil restan intensidad, lo difícil pero asequible mete intensidad.
  • DOMINIO DE LA TAREA. ¿La tarea está suficientemente entrenada?, ¿se han creado los automatismos del juego que se le solicitan al equipo? Cuando un equipo aplica una tarea colectiva poco entrenada, que aún no se domina, no puede competir con la intensidad adecuada.
  • AUTOCONFIANZA individual y colectiva. Sentirse competente, capaz, conocedor y seguro de las propias armas, dominador en la tarea… ayuda a jugar con intensidad. El exceso de confianza y la poca confianza restan intensidad en el duelo con el rival.
  • COHESIÓN EN LA TAREA. La complicidad sobre el terreno de juego se entrena. Ayudas, apoyos, vigilancias, trabajo colectivo, hablarse, animarse ayuda a que el equipo juegue con intensidad, compita. Un equipo poco solidario y sin equilibrio táctico no puede jugar con intensidad.

foto-secundaria-3

Podemos resumir afirmando que la INTENSIDAD es un estado emocional en el que la tarea a realizar está clara, se domina, está automatizada, se está en alerta, existe máxima concentración, se vive el duelo con el rival, hay agresividad, el desafío entraña una dificultad asequible, y hay plena confianza en superar al rival. Intensidad no es estar agresivo y pelear cualquier balón. Intensidad es mucho más, máxima concentración sobre una tarea clara, entrenada y automatizada, vivida como un desafío y desde el duelo con el rival, al que se le pretender meter en dificultades, hacerle que dude y se equivoque y así superarle.

Intensidad es una consecuencia de mucho y buen trabajo de entrenamiento cuyo máximo responsable es el entrenador. Equipos “intensos” son equipos muy bien trabajados. La intensidad no la pone el futbolista a su voluntad, cuando él quiere. Reclamarle al futbolista intensidad es retratarse como un entrenador que no tiene del todo claro cómo trabajarla y conseguirla. Lograr los automatismos del juego trabajándolos en los entrenamientos, clarificar la tarea individual y colectiva, crear un auténtico desafío ante cada partido, vivir el duelo con cualquier rival, lograr que el equipo crea en el trabajo que se viene haciendo, tener complicidad sobre el terreno de juego… es trabajo del entrenador. Una de las consecuencias es que el equipo juegue con INTENSIDAD.

foto-principal

José Carrascosa. Psicólogo del Deporte, Director www.sabercompetir.com