abril 2015 - Saber Competir

1ertoque

Cómo llegar lejos o situarse entre los mejores

Posted by | Sin categoría | No Comments

Soñar es gratis. Todo es posible cuando soñamos. Alcanzar los sueños es bastante más laborioso. El camino a recorrer para llegar lo más lejos posible cada vez está más claro. Se van despejando incógnitas, no hay secretos para querer ir muy lejos y poder llegar.  Es un camino al alcance de todos, que cualquiera puede recorrer. Voy a apoyarme en la metáfora del fútbol para dibujar ese camino sabiendo que trasladar este dibujo a otros ámbitos es muy sencillo.

  • Queriendo ir muy lejos focaliza toda tu atención y energía en el presente, en el desafío diario, en hacer el trabajo planificado, hoy. Si sueñas con ser futbolista profesional comienza aprobando la asignatura de hoy.
  • Oblígate a hacer tu mejor trabajo en cada entrenamiento. Sólo mejoras cuando trabajas cerca de tu nivel máximo, cerca de tu 100%. Un entrenamiento desaprovechado, tirado a la basura, no  vuelve jamás. No hay más presión que la autoexigencia de hacer tu mejor trabajo, hoy.
  • Condúcete desde el esfuerzo. Tu mejora comienza cuando aparece la fatiga física o mental. Considera que realmente el entrenamiento comienza cuando empiezas a estar cansado. Si toleras el cansancio y te obligas a seguir trabajando igual es cuando mejoras física, mental y técnicamente. Las mayores satisfacciones suelen estar precedidas de grandes esfuerzos.
  • Ármate bien ante la dificultad, adversidad e imprevisto, cuando los conviertes en tus aliados, dando lo mejor de ti mismo en esos momentos, marcas la diferencia porque a la inmensa mayoría le afectan y bajan su rendimiento. Convierte el problema en reto, el temor en desafío.
  • Tus expectativas no se van a cumplir siempre. Entiéndelo, no te desanimes, insiste y persevera desde el esfuerzo y el trabajojuvenil bien hecho. Tolera tu frustración y no permitas que te aleje del trabajo óptimo.
  • Prepárate para superar cualquier dificultad lógica que pudiera surgir en ese camino para ir muy lejos. El futbolista debe saber gestionar muchos pequeños momentos que entrañan dificultad y que apartan del camino: trabajar con fatiga, entender y dominar el juego, el estrés del partido, no jugar o ser reserva, perder, no sentirse valorado por el entrenador, diferencias y conflictos en el seno del equipo, competir aun cuando parece que el rival es mejor, convivir con las críticas y los halagos sin que afecten al trabajo diario, el pesimismo, enfado, desánimo, euforia…
  • No esperes a que te motiven las circunstancias, como el entrenador, el partido… Aprende a motivarte tú mismo. Vístete cada día y ejerce de persona ilusionada, motivada, alegre en todo lo que hagas.
  • Te ha de gustar entrenar tanto como competir. Hay quien le gusta jugar pero no tiene una cultura de esfuerzo y trabajo diario, de entrenamiento.
  • Estate abierto a aprender cada día, en cada momento. Ten los ojos y la mente abierta, sé receptivo, para hacer tuyo cualquier aprendizaje que te ayude a ser mejor. Rompe tus barreras, como “no sé”, “no es lo mío”, “no me atrevo”, “no me gusta”, y atrévete, lánzate y asume nuevos aprendizajes.
  • Ama apasionadamente lo que haces, trata de entenderlo y de dominarlo. Ama el juego, tarta de entenderlo y de mejorar en su desarrollo. Interésate por el juego desde tu posición y en posiciones afines. Puede ser que seas habilidoso pero no sepas jugar al fútbol. Puede ser que te guste jugar partidos pero no te apasione el fútbol.
  • Aprende a interpretar tanto el éxito como el fracaso. Lo que los demás llaman éxito solo es un trabajo bien hecho que debes seguir manteniendo. En cambio eso que llaman fracaso solo es un trabajo que debes mejorar. Te dará equilibrio emocional saber convivir con el éxito y el fracaso.
  • Concentra tu energía en aquello que está bajo tu control, dentro de tu margen de maniobra (esfuerzo, trabajo, ilusión, confianza) y convive con aquello que escapa a tu control o no puedes manejar.
  • Vive como un auténtico deportista. Cuida tu estilo de vida. Pídele a tu entorno que ayude a respetar tu estilo de vida como deportista, alimentación, descanso, ocio, inquietudes… Todo debe estar alineado con tu ilusión por ser mejor futbolista, sin renunciar a ser una persona joven.
  • Pon orden en tu entorno. Desconfía de tu gente si solo te adula, te consiente, te mima, te excusa y hace responsable de tus fracasos a los demás (entrenador, club…) Quiere a tu padre como padre pero toma distancia de él si pretende ser además tu entrenador, tu representante, tu seleccionador… Mucho más si siempre te corrige, te reprende y se enfadavillarreal-femenino-4-600x350. ¡Cuidado!, hay amores que matan.
  • Asume tu responsabilidad y cumple con tus obligaciones. El fútbol es asunto tuyo, tu problema. No permitas que otras personas (padre y representante) te lo arrebaten, decidan y gestionen por ti.
  • El fútbol puede ser tu prioridad pero no la única opción en tu vida. No hagas una apuesta de todo o nada. Es muy difícil que te salga bien y pones en riesgo tu vida emocional. Probablemente perderás la apuesta si el fútbol lo vives así. Si tienes mucha ilusión y descubres que tienes competencias es lógico que quieras llegar lejos en fútbol. Marca el fútbol como una prioridad, lo que no impide que seas una persona con otras inquietudes. La prioridad marca el orden solo en caso de conflicto. Es deseable tener una vida interesante, plena, en la que diferentes inquietudes convivan en armonía, lo que ayuda a relativizar y llevar mejor tu prioridad, el fútbol. El estudio es compatible con el deporte, también a nivel profesional.
  • No tienes techo, no sabes dónde están tus límites, pero tampoco tienes garantías de llegar. Inténtalo con toda tu alma, trata de llevar cada día tus límites más lejos e irás viendo cómo avanzas. Ilusiónate en ponerlo todo para llegar lejos, convencido de que así será pero nunca obsesionado.

A MODO DE CONCLUSIÓN:

Se puede afirmar que andar cada paso del camino se convierte en la auténtica meta¿Tienes talento? El talento o genialidad escasea. No quieras ver lo que no tienes. Quizás tengas condiciones que trabajándolas y mejorándolas acaben generando talento. En todo caso, aprende competencias de todo tipo, técnicas, tácticas, físicas y emocionales, y acabarás siendo un futbolista competente y competitivo, aunque no tengas un talento extraordinario. Y si lo tuvieras de “serie” lo rentabilizarás mucho más.

El entrenamiento emocional llena la mochila de recursos y competencias necesarias para poder recorrer un camino largo, no exento de dificultades, hasta generar talento y poder situarse entre los mejores, sin riesgo de tener que pagar ningún peaje emocional o personal. He querido poner sobre la mesa las claves para generar y desarrollar el talento.

ÌÉÔÓÅË ÐÑÏÐÏÍÇÓÇ ÔÏÕ ÏËÕÌÐÉÁÊÏÕ  (ÔÓÁÌÐÉÏÍÓ ËÉÃÊ 2013-2014) MICHEL OLYMPIAKOS TRAINING (CHAMPIONS LEAGUE 2013-2014)

El otro campo de juego

Posted by | Sin categoría | No Comments

Hacerse entrenador es una opción después de haber sido futbolista. Mejorar las condiciones de los jugadores desde el plano anímico, un reto. Es lo que más tiempo me ocupa  e invierto y por lo que estoy  tan plenamente entregado como convencido. Este es el planteamiento. Las parcelas estructuradas desde el plano técnico, físico o táctico, tienen su aliño en el aspecto mental con un límite insospechado y de un inquieto  descubrimiento. Gestionar las emociones del grupo y personales, te ofrece jugar en un terreno de juego tan apasionante como superar la defensa rival o jugar en grandes estadios; ahora desde la parcela de la zona técnica es otra línea de ataque.

ÌÉÔÓÅË ÌÁÍÔÓÅÓÔÅÑ - ÏËÕÌÐÉÁÊÏÓ (ÔÓÁÌÐÉÏÍÓ ËÉÃÊ 2013-2014) MICHEL MANCHESTER - OLYMPIAKOS (CHAMPIONS LEAGUE 2013-2014)Quien tiene la mente limpia en un alto porcentaje, sin duda rinde más. Descubramos el bienestar humano de un grupo al que diriges, ajustemos cada pieza y sabremos acercar al futbolista al óptimo nivel de rendimiento personal aplicado al equipo. El motor será tan consistente como un corazón o unas piernas fuertes. No es un descubrimiento, pero está por impulsar con más energía y decisión, tomando referencias para crear equipos y dinámicas de grupo, la base técnica, táctica y física pero obviando en parte la parcela anímica. Lo sufrí  y lo tuve que descubrir a fuerza de ansiedad y errores como jugador y quiero puntualizar sobremanera como gestor de grupos, que es en definitiva para lo que debemos estar preparados en la máxima expresión dentro de las cualidades personales de cada uno. Como entrenador y sobre todo como director de recursos humanos, es una asignatura fundamental que aprobar cada temporada pero desde la base del trabajo diario.

Si se parte de la creencia que alinear no es el simple hecho de buscar un once para ganar, podremos contemplar aspectos que hacen más concreta la elección de los protagonistas. Basar este desarrollo en un estilo de juego o un sistema táctico, se quedaría escaso sin la aplicación del desarrollo humano del futbolista. Formarles desde esta parcela les ayuda a ser más fiables, más competitivos. Todo lo que sepamos de ellos, nos dará las medidas exactas para el diseño de un proyecto personal y colectivo. No olvidemos que el jugador es sobre todo persona, que entrena bajo nuestras órdenes pero que tiene una vida alrededor, tan ‘entrenable’  a diario como la del césped.

Saber el por qué de sus cosas, te añade una cercanía que te facilita credibilidad para la resolución de problemas, conflictos y cierta intimidad para con ellos en situaciones particulares, ayudándoles a liberarse, construyendo un vínculo de lazos estrechos y de alto rendimiento. Su vida personal, su rendimiento profesional y sus distintas motivaciones, ambiciones y temores, tienen mucho que ver entre todos. Crear esa distancia imperceptible te convierte en una autoridad compartida y siempre responsable, que añade al futbolista un compromiso añadido. Si le ayudas a descubrir algunas puertas entornadas, el retorno serás más que rentable a tu favor, debido a su participación positiva con creces en el campo y en el vestuario.

ÌÉÔÓÅË ËÅÂÁÄÅÉÁÊÏÓ - ÏËÕÌÐÉÁÊÏÓ MICHEL LEVADIAKOS - OLYMPIAKOS (SUPERLEAGUE 2014-2015)El más  hábil para descubrir tus carencias es el futbolista, que en definitiva es el integrante más importante de un grupo de supervivientes que encontrarán una excusa o coartada en un pajar, antes que perder su protagonismo. Si te muestras depresivo tus futbolistas harán suyo ese ánimo, si te muestras contrariado harán de tu contrariedad una celda de aislamiento y si les ofreces motivos, se harán cómplices de la falta de rendimiento del grupo basada en el ánimo personal del entrenador. No les dejes que descubran lo que sientes, excepto en la medida que tú quieras. Haz de esta premisa una máxima sin discusión y ofréceles el aspecto más positivo hasta de lo más negativo, cada día en cada una de tus caras. Una vocación descaradamente positiva e integradora como entrenador, les acerca con cierto respeto al abismo de la falta de compromiso individual y ese campo es el que peor pisan los jugadores: no se quieren sentir señalados y suelen reaccionar. Si bajas la guardia el golpe definitivo te lo hará llegar el grupo. Siempre alerta, aunque en ello te dejes la energía principal, batería que debe ser recargada con la labor de tus colaboradores en el reparto de tareas. Donde tú no llegas, que lo hagan los que están a tu lado…

Por último me gustaría destacar la necesidad de sentirse bien, extremadamente y sensatamente bien. Somos una rueda de bicicleta con múltiples radios que se insertan entre sí para que sigamos rodando. Si descuidamos uno de ellos, la estabilidad será nociva para el trazado de la ruta. No todo es fútbol lo que rodea tu persona y tu vida. Aunque no lo veamos sobre el papel, tiene tanta importancia la satisfacción de un buen planteamiento de partido, como la de una generosa demostración de tus chicos en desarrollo de un entrenamiento, la alegría de tus amigos tras una victoria o saber estructurar tu vida personal. Dejar de lado aspectos familiares, personales o laborales, es una arista que amenaza tanto como los delanteros rivales. Hacer funcionar tu línea defensiva es comparable a tener estabilidad familiar y equilibrio en tus diferentes entornos. Reconozco sentirme más útil cuando mi relación familiar y de pareja es más cordial y feliz. Eso también lo notan tus jugadores.

CARRASCOSA, J. Trabajar y Competir en Equipo, págs. 229-230. Netbiblo, 2011.