julio 2014 - Saber Competir

Desarrollo personal y éxito deportivo

Genios por obligación

Posted by | Sin categoría | No Comments

¿Qué es un talento precoz? ¿Hay tantos como se quiere ver? ¿Cómo se trabaja con ellos? El talento deportivo puede estar en el ADN del bebé en forma de predisposición para la actividad física o el deporte. El talento del futbolista tiene relación con una excelente coordinación visomotriz que le predispone a manejar el balón con gran habilidad. Sin duda, los genes de este bebé son portadores de otros muchos talentos o inteligencias múltiples, de otras potencialidades. ¿Es lícito hipotecar el futuro desarrollo evolutivo del niño poniendo énfasis en una única potencialidad? ¿Se pueden ignorar o desatender otras inquietudes o necesidades del niño? ¿Es el mejor camino para lograr el éxito en el deporte la especialización temprana?

¿Por qué los niños se acercan a la práctica deportiva? Las razones están muy estudiadas: 1) disfrutar o pasárselo bien, y 2) sentirse competentes en el deporte elegido. También se sabe que la razón por la que abandonan el deporte es la falta de disfrute, la ausencia de emoción, la poca identificación con el grupo, en definitiva la frustración y el estrés. Entre los factores relacionados con el agotamiento o “bournaut” en los jóvenes deportistas, figuran: 1) las expectativas muy elevadas, tanto auto-impuestas como impuestas por los demás, 2) la presión de los padres, 3) la actitud de ganar a toda costa…

imagesActualmente existe obsesión por el rendimiento. Cada vez se pretende detectar de forma más temprana el llamado talento precoz. Hay una guerra por captar a los “mejores” y no hay ningún miramiento en apartarlos o prescindir de ellos si la progresión no es la esperada. No se repara en el coste emocional o personal para el niño. Padres que buscan agentes para que gestionen la carrera deportiva de su hijo, agentes que compiten con otros agentes por hacerse con el niño que más destaca, clubes que pelean con los agentes y con otros clubes por fichar a un posible talento precoz… Hay una tendencia absurda en muchos Escuelas de Fútbol, llamadas de élite, de someter al niño a mucho estrés para que se acostumbre a convivir con él.

En medio está el niño, él sólo ante un panorama devastador. Todos dicen que le defienden pero nadie repara en exigirle hasta exprimirlo o en dejarlo tirado si no responde a las expectativas. Muchos de ellos son arrancados de su entorno familiar y social, debiendo alejarse de sus padres, hermanos, amigos… ¿Qué pasa con esa inmensa mayoría de niños que no logran alcanzar el sueño de ser futbolista profesional? ¿Estamos hablando en fútbol de edades muy tempranas, 8, 10,12, 14 años… ¡Niños en pleno desarrollo! ¿Cómo es posible?

Los elegidos, aquellos pocos que llegan tras escalar la pared de una selección donde no hay sentimientos y logran alcanzar su sueño de ser futbolistas pueden acabar viviendo prisioneros de su propio entorno familiar, deportivo, social. No es difícil encontrar futbolistas que viven en una jaula dorada, con familiares al acecho de prebendas económicas que ayuden a mejorar su economía, clubes exprimiendo al futbolista exigiéndole rendir bien un partido sí y otro también, aficionados y medios de comunicación con los que hay que convivir a diario… Entonces jugar deja de ser una ilusión y se pierde el disfrute intrínseco, jugar bien se convierte en una obligación. No es fácil ser futbolista de éxito, centro de todas las miradas. La realidad es que muchos niños se quedan en el camino y los poquísimos privilegiados que llegan ¿en qué condiciones lo logran?

Hace falta una reflexión. Merece la pena hacerla. Solo un porcentaje reducido de niños dispone de madres y padres que permanecen sensatos ante la excelencia deportiva apuntada en su hijo. Son pocas las familias que priorizan el desarrollo personal sobre el posible pero muy difícil éxito deportivo.

Me niego a llamarlos “jóvenes futbolistas” pues solo son niños en proyecto de ser personas. Jugar al fútbol solo es una faceta más entre otras muchas, como el estudio, los amigos, la familia, otras aficiones… Apostar por ser futbolista profesional debería ser decidido por  el interesado a una edad en que sea capaz de tomar este tipo de decisiones, no antes de los 15 o 16 años. Hasta entonces debe ser un chico que juegue al fútbol a la vez que siga siendo un joven como otro cualquiera. No debe renegar de la condición de joven para ejercer la de futbolista precoz.

No hay futbolista si no hay persona. Capar el desarrollo personal, hipotecar a la persona en función de ser un buen “esto” o lo “otro”, no lleva a ninguna parte, ni siquiera al futuro. Y si a pesar de todo se consigue llegar posiblemente no se sabrá gestionar el éxito profesional, que no personal.

La especialización temprana en el deporte o en cualquier otra disciplina  conlleva muchos y graves riesgos para el desarrollo integral. Bloquea el desarrollo de otras inteligencias, supone un peaje emocional enorme y pone en riesgo el desarrollo del talento sobre el que se apuesta. Los genios por obligación dejan de ser genios o corren un serio riesgo de acabar siendo juguetes rotos.

José Carrascosa

Luis Suarez

Entrenamiento deportivo: la personalidad del delantero centro

Posted by | Sin categoría | No Comments

Remember, youve got your whole future riding on your education, and you need to make sure you do well. We”re here to help you with customized essays and make sure everything goes exactly as youve planned it! When you buy an essay from best custom writing service well make sure your true potential shines through.

Luis Su?rez es posiblemente el mejor “goleador” del momento, un aut?ntico depredador ante la porter?a rival. Su perfil es claro: competitivo, agresivo, generoso en el esfuerzo, solidario con su equipo, atrevido, mucha decisi?n, le gusta vivir el duelo con los defensas rivales a los que trata de intimidarles permanentemente. Su car?cter le ayuda a trabajar al l?mite, le hace mejor profesional, aunque en ocasiones le lleva a traspasarlo y meterse en serios problemas. ?Ser?a el mismo delantero con otro car?cter?. Seguro que el incidente con Chiellini le ha hecho reflexionar, aunque aprender autocontrol no tiene porqu? cambiar su personalidad en el terreno de juego.

No es f?cil encontrar un aut?ntico “depredador” del ?rea, un delantero goleador que intimide a los defensas solo con su presencia. No es solo una cuesti?n de calidad o talento futbol?stico, de “tener gol”, es mucho m?s, necesita disponer de una personalidad arrolladora que le ayude a ser una pesadilla para las defensas de los equipos rivales. No me refiero a ser un provocador, que atente contra el juego limpio, sino a ser capaz de intimidar a los rivales desde el esfuerzo y el trabajo bien hecho, desde una mentalidad (competencias emocionales) que ponga al rival en permanente dificultad.

Diego CostaCoincid? con Diego Costa (At?tico de Madrid) en mi trabajo con la primera plantilla del Real Valladolid y es muy meritorio c?mo ha sabido evolucionar en su trabajo sobre el terreno de juego. Su potencial futbol?stico ya lo ten?a pero ha sabido mejorar en su manera de vivir el partido, en c?mo compite, lo que le ha llevado a convertirse en uno de los mejores delanteros actuales. Simeone est? sabi?ndole sacar y canalizar su car?cter que le hace ser un delantero diferente.

?lvaro Negredo (Manchester City) es posiblemente el delantero espa?ol que m?s y mejor ha sabido evolucionar. Su progresi?n ha venido siendo una constante a lo largo de toda su trayectoria profesional. Nunca se ha detenido. Su llegada a la Premier le ha ayudado a seguir creciendo y le ha situado entre los mejores delanteros de las grandes ligas. Coincid? con ?l en mi trabajo como psic?logo del primer equipo del Sevilla FC y considero que es un buen ejemplo de muchos de los valores y competencias emocionales que hacen mejor al buen delantero centro.

El talento es del todo insuficiente. Unas competencias emocionales espec?ficas incrementan el valor del talento y mejoran la capacidad para definir ante la porter?a rival. Es necesario entrenar la personalidad del delantero centro, educar en ?l unos valores, una actitud y unas competencias emocionales espec?ficas. Los ni?os no nacen teniendo gol o siendo depredadores del ?rea. Los entrenadores deben ir educando o moldeando en las diferentes edades esas competencias emocionales que definen al delantero centro competitivo, le ayudan a vivir cerca de la porter?a rival y a convertirse en un peligro constante para el rival.

Podemos identificar las siguientes competencias emocionales imprescindibles en un buen delantero centro competitivo:

  • Conducirse siempre desde el m?ximo ESFUERZO. Solo se mejora desde el esfuerzo. Cuando uno se obliga a dar lo m?ximo cada d?a, en cada entrenamiento y en cada partido hasta convertirlo en un h?bito, es cuando se est? en disposici?n de mejorar. Exigirse el m?ximo esfuerzo tolerando la fatiga, mejora la condici?n f?sica, desarrolla el car?cter y hace mejor al futbolista. El delantero tiende a regular su esfuerzo y a no desgastarse en trabajo defensivo. Es una creencia equivocada que le resta valor como futbolista. Las mayores satisfacciones suelen ir precedidas de los mayores esfuerzos. Luis Su?rez (Liverpool) es uno de los delanteros m?s en forma del momento y en su haber est? su esfuerzo, insistencia y disputa incansable o permanente con los defensas rivales. Diego Costa no se esconde en ning?n partido, siempre trata de darlo todo, nunca regala el partido al rival.
  • Saber TRABAJAR EN EQUIPO o hacer un TRABAJO COLECTIVO. El trabajo del delantero centro es una parte dentro de un trabajo colectivo, por lo que ha de tener un elevado esp?ritu de cooperaci?n con sus compa?eros. Es quien inicia el trabajo defensivo del equipo, y quien finaliza el juego de ataque. El gol es la expresi?n final de un trabajo de ataque por parte de todo el equipo, rubricado por el delantero centro. Pero su funci?n no solo es la de hacer goles, definir, sino tambi?n asistir a sus compa?eros para que marquen goles. El delantero centro es un especialista, como cada uno de sus compa?eros, dentro de un trabajo colectivo. Diego Costa es una pieza m?s del engranaje colectivo, de la m?quina de competir casi perfecta que es el Atl?tico de Madrid. Su disciplina t?ctica y trabajo al servicio del equipo le hacen mejor futbolista.
  • Tener AUTOCONFIANZA. El delantero centro vive rodeado de contrarios que tratan de impedirle realizar su trabajo. En el duelo con los defensas rivales ha de sentirse capaz de trabajar m?s y mejor, que ellos, de imponerles su trabajo hasta meterles en dificultades, generarles dudas y llevarles al error. Eso solo es posible trabajando desde el atrevimiento, la determinaci?n, el empuje… la autoconfianza. Radamel Falcao (AS Monaco) se busca la vida como nadie entre los defensas rivales, vive infiltrado en las trincheras del enemigo. Intimida y contagia ese esp?ritu a sus compa?eros. Karim Benzema (Real Madrid) es el delantero centro que m?s ha crecido en su autoconfianza. Zinedine Zidane est? sabiendo ejercer sobre ?l una tutor?a deportiva y personal que le est? ayudando a crecer en su confianza. Ancelotti parece entenderlo mucho mejor que Mourinho, algo decisivo para lograr el mejor rendimiento de un futbolista “diferente”. Leo Messi (FC Barcelona) sabe que es el mejor del mundo, su autoconfianza es m?xima, lo que le permite echarse el equipo a la espalda y tirar de ?l para decidir el partido, sobretodo en los partidos importantes. Lo mismo sucede en Cristiano Ronaldo (Real Madrid), su autoconfizanza est? blindada y nada parece debilitarla.
  • Alvaro-NegredoENTENDER EL ERROR / TOLERAR LA FRUSTRACI?N. El trabajo del delantero centro es muy evidente, salta a la vista, est? muy expuesto ante la grada. Sus aciertos y errores siempre son manifiestos, no pasan desapercibidos. El futbolista debe ser consciente de esta exposici?n acompa?a a su trabajo, sus aciertos y errores son sobrevalorados. ?Qui?n no se equivoca? No entender ni tolerar la posibilidad del error hace m?s vulnerable, m?s inseguro y multiplica los errores o fallos; saber que la posibilidad de errar alguna ocasi?n clara es inherente al trabajo del delantero centro hace menos sensible ante el error y potencia el atrevimiento. Negredo, en el S?nchez Pizju?n, y Benzema, en el Bernabeu, han tenido que escuchar la discrepancia puntual de la grada hacia ellos sin que hiciera mella en su trabajo. En el partido siguiente son capaces de anotar un hattrick. Saben que todas sus acciones no se van a convertir en gol y saben convivir con ello, forma parte de su trabajo.
  • El buen delantero centro relativiza el error. No meter gol no quiere decir que haya definido mal. A veces es m?rito del portero rival, quien ha estado acertado. De igual forma, una o dos acciones, por muy llamativas que sean, no pueden distorsionar el trabajo de todo un partido. El delantero centro no debe atender apenas a la posibilidad del error. Negredo es una persona tranquila que sabe alejarse o tomar distancia de lo sucedido en el partido para analizar su propio trabajo de forma serena y positiva.
  • Saber CONVIVIR CON EL GOL. El gol no se busca, se gestiona. Cuando el gol se busca desesperadamente, casi de forma obsesiva, resulta dif?cil encontrarlo. En cambio, el gol llega desde la m?xima concentraci?n, la tranquilidad, la confianza y la correcta gesti?n del juego en la proximidad o dentro del ?rea. Dicen que el gol es cuesti?n de rachas. No estoy de acuerdo. El gol acompa?a a los estados de ?nimo. Un gol trae m?s goles porque libera de la responsabilidad y obligaci?n de hacerlo, mientras que un fallo puede traer m?s fallos cuando aumenta la obligaci?n y la responsabilidad de hacer gol, a veces hasta convertirse en una obsesi?n. Costa, Su?rez, Negredo, Benzema, Falcao tienen una relaci?n de amistad con el gol, no lo ans?an, simplemente lo tienen, lo expresan, lo hacen, lo gestionan, saben convivir en armon?a con ?l.
  • DEFINIR, SIN SENTIR NI PENSAR. La cercan?a del gol suele sensibilizar a la mayor?a de jugadores, meti?ndoles cierto v?rtigo que les lleva a precipitarse o dudar. Parece que definir conlleva una carga emocional diferente a cualquier otra acci?n ejecutada fuera del ?rea. Solo unos pocos, los grandes goleadores, no sienten nada en la definici?n, se muestran inteligentes, ven y hacen, leen y resuelven con la misma concentraci?n, tranquilidad y confianza que lo hacen alejados del ?rea. Son aut?nticos “psic?patas” del gol, pues definen como una m?quina, sin sentimientos, sin dudar, lo ven y lo hacen, lo inventan en el mismo instante. A Su?rez, Messi, Benzema, Falcao no les tiembla el pulso ante la posibilidad del gol. Lo ven y lo hacen. Son m?quinas de hacer goles, m?quinas sin sentimiento. Luego lo disfrutan y lo celebran como el que m?s pero mientras lo est?n gestionando no se permiten sentir nada, definen estando muy concentrados y serenos.
  • Esta caracter?stica de psic?pata del gol identifica a los grandes goleadores de la historia del f?tbol, independientemente de su mayor o menor calidad t?cnica, como Pel?, Di St?fano, Torpedo Muller, Hugo S?nchez, Kempes, Van Nistelrooy…
  • BenzemaACEPTAR LAS CR?TICAS. El delantero centro siempre est? en boca de sus propios aficionados y medios de comunicaci?n, unas veces para valorar y ensalzar su rendimiento otras para cuestionarlo o criticarlo. Su trabajo nunca pasa desapercibido. Es necesario para mantener el equilibrio emocional asistir impasible a la opini?n de los dem?s, independizarse de ella, ser aut?nomo, tener criterio . Suelen ser opiniones no expertas ante un trabajo que se desarrolla en un “escaparate”, expuesto ante miles de aficionados o espectadores. Las opiniones ajenas son respetables aunque no tienen por qu? ser compartidas. El futbolista debe atender y considerar solo la opini?n de sus t?cnicos. Cualquier delantero centro ha vivido momentos puntuales de desencuentro con sus aficionados, Benzema en el Bernabeu y en Francia, Suarez en Anfield, Negredo en el S?chez Pizju?n. Son cr?ticas que no les dejan huella, m?s bien mueven su amor propio y les estimula.
  • luis-suarezAGRESIVIDAD. El buen delantero centro requiere de agresividad positiva, ha de ser un tipo “caliente”, que viva con intensidad el duelo con los rivales, que active su adrenalina y testosterona necesarias para vivir la competencia con los rivales. El car?cter rebelde acompa?a dentro del terreno de juego. Zlatan Ibrahimovic (Paris Saint Germain), Mario Balotelli (AC Milan), Luis Suarez responden al perfil de “bad boys” por su car?cter displicente, bronco, belicoso. Mourinho cuenta una an?cdota muy gr?fica sobre Balotelli. Habiendo sido amonestado y no disponiendo de otro delantero, Mou dedic? a Balotelli casi todos los minutos del descanso para que tuviera cuidado, se controlase y evitase la expulsi?n en la segunda parte. En la primera acci?n tras el descanso fue expulsado. Si ambos futbolistas no tuvieran ese car?cter fuerte y agresivo posiblemente no ser?an los que conocemos sobre el terreno de juego. Ser?a mucho pedirles que fuera del terreno de juego fueran un ejemplo de equilibrio y autocontrol personal. No obstante supone un reto en la etapa de formaci?n ense?ar autocontrol emocional a chicos del perfil de bad boys, de conducta disruptiva.
  • Ser GENEROSO. El ?xito de un delantero siempre guarda una relaci?n directa con el trabajo colectivo, en el que sus compa?eros participan aunque sea en un segundo plano. El delantero goleador personaliza el ?xito de todo un equipo. Que obtenga mayor reconocimiento p?blico e incluso econ?mico, dado que el gol se paga bien, no puede llevarle a un ego?smo absurdo. Debe ser generoso con los compa?eros porque en realidad su brillo lo debe en gran medida al trabajo de sus compa?eros. Ra?l Gonz?lez (Al-Sadd Soprts Club de Qatar) es uno de los delanteros que mejor representa los valores de solidaridad y generosidad para con el equipo.
  • Tener HUMILDAD. Nunca se puede perder la perspectiva de los propios or?genes, de d?nde se viene y c?mo se ha llegado al momento presente. La humildad es necesaria para mantenerse en una actitud de mejora permanente. Negredo, procedente del Barrio de Vallecas y educado en el seno de una familia trabajadora, es una persona orgullosa y comprometida con sus ra?ces.
  • La humildad tambi?n ayuda a respetar al rival y a los compa?eros, hace que no te conf?es ante un rival inferior ni pongas dif?cil la convivencia dentro del equipo. La humildad ayuda a relativizar lo que los dem?s entienden por ?xito y fracaso; el ?xito solo es un trabajo bien hecho, mientras que el fracaso es un trabajo que hay que mejorar. La humildad ayuda a digerir el ?xito y a no distorsionar la realidad. Donde los dem?s ven un icono medi?tico uno solo es se percibe como un buen profesional que intenta hacer su trabajo lo mejor posible sin regatear ilusi?n y esfuerzo. Una trayectoria profesional tan dilatada en el tiempo como la de Ra?l Gonz?lez no se puede explicar sin el valor de la humildad,. Siempre ha respetado a cualquier rival y ha mantenido la mente abierta para aprender y mejorar.
  • Ejercer LIDERAZGO. El delantero centro est? llamado a ser uno de los l?deres en la tarea, sobre el terreno de juego. Por su demarcaci?n y por su capacidad de intimidaci?n hacia el rival el delantero centro tira de su equipo, ?ste le busca y agradece encontrarlo. No es necesario que lleve el vestuario, que lidere al grupo desde la vertiente social y afectiva, pero el delantero centro debe ejercer un liderazgo desde la tarea, siendo una referencia importante para los compa?eros sobre el terreno de juego. El liderazgo desde la tarea da mayor relevancia al delantero centro, como le sucede a Leo Messi, Luis Su?rez o Ra?l Gonz?lez.
  • Moverse por NUEVOS Y SUCESIVOS RETOS. Escalar hacia la ?lite, situarse entre los mejores, exige trabajar duro cada d?a tratando de aprender y mejorar de forma que cuando se asciende de nivel o categor?a hay que seguir insistiendo, sin pararse, para seguir escalando a otro nivel inmediatamente superior. Una vez logrado un reto hay que plantearse otro nuevo y as? sucesivamente. Conformarse o acomodarse equivale a dejar de mejorar y crecer. Negredo es quiz?s el mejor ejemplo de progresi?n, formado en las categor?as inferiores del Madrid, su paso por Rayo Vallecano, Almer?a, Sevilla, y ahora City, ha ido elevando progresivamente en ?l el list?n de la exigencia y de la dificultad. No se ha conformado ni acomodado, ha querido m?s, ha buscado nuevos retos, lo que le ha ayudado mucho en su desarrollo profesional.
  • Alcanzar la AUTONOM?A EMOCIONAL. El delantero centro “matador” debe ser una persona aut?noma a nivel emocional, que disponga de la llave de su propio equilibrio y no se deje zarandear por las circunstancias. Cualquier acontecimiento favorable o desfavorable lo vive con relativa tranquilidad y equilibrio, sin sobresaltos, ni euforia ni angustia, sin perder la cabeza. Llega a entender y disfrutar del “glamour” que acompa?a al delantero goleador, sin darle m?s importancia. Ra?l siempre ha estado en el centro de multitud de debates, sabiendo permanecer al margen y convivir con ello sin prestarle apenas atenci?n

No existe la perfecci?n, ni hablando del delantero centro ni en nada. No existe un referente que aglutine todos los valores o competencias emocionales enunciadas. No existe el delantero centro perfecto con todas las cualidades positivas. No existe la perfecci?n, solo un camino de mejora y de aproximaci?n hacia la excelencia. Disponemos de diferentes modelos de los que aprender y mejorar. Hemos querido revisar qu? valores y competencias emocionales pueden impulsar el talento del delantero centro para avanzar en la formaci?n de los futbolistas.

A modo de conclusi?n, el delantero centro no nace si?ndolo, va aprendiendo a serlo progresivamente, form?ndose cada d?a, ense??ndole y educ?ndole no solo en lo referido a contenidos t?cnico-t?cticos sino tambi?n en cuanto a valores y competencias emocionales que ayudan al rendimiento ?ptimo y al mejor desarrollo deportivo y personal.

Esperamos que esta reflexi?n sirva para que muchos chicos/as, madres padres y entrenadores se conciencien de la importancia de ense?ar y aprender competencias emocionales, m?s all? de lo meramente futbol?stico , que hacen mejores en lo futbol?stico y en lo personal.

José Carrascosa