abril 2014 - Saber Competir

Juande Ramos

Entrenamiento deportivo: claves del “método Juande”

Posted by | Sin categoría | No Comments

Juande Ramos es un entrenador diferente. Se valora su trabajo por, entre otras cosas, el  manejo de la psicología individual y colectiva. Rayo Vallecano, Betis, Málaga, Sevilla, Tottenham, y ahora R. Madrid son equipos a los que Juande les ha dado su propio sello. Mediante la observación de sus equipos sobre el terreno de juego se percibe cómo evolucionan las plantillas que dirige. Su mano y su trabajo.

En el ideario futbolístico de Juande Ramos existen unos rasgos por los que se identifican  claramente a sus conjuntos y que resumen el análisis de su metodología.  Así, desde una perspectiva psicológica podemos deducir que el entrenador manchego suele dotar a sus equipos de unas claras señas de identidad en las que se puede adivinar su trabajo: 1) funcionan como un auténtico equipo, 2) saben competir y les dota de un carácter ganador, y 3) sin trabajo y esfuerzo es difícil jugar en sus equipos. ¡Son equipos de Juande!

Sus números están ahí. Le avalan 6 títulos en las últimas 3 temporadas, en el Sevilla y el Tottenham. Actualmente, los números desde que iniciara su trabajo en el R. Madrid son espectaculares, siguiendo la estela del mejor Barça de la historia.

Juande es de esos pocos entrenadores en los que se puede identificar claramente un método de trabajo, que ha ido perfeccionando a lo largo de su amplia y exitosa trayectoria. Hemos de agradecer a Juande Ramos que haya querido hacernos partícipes de su filosofía, de su ideario, de las claves que le sirven para organizar y programar su trabajo al frente de un equipo.

Tras conversar y analizar junto a Juande Ramos varios aspectos futbolísticos podemos resumir en los siguientes puntos sus argumentos para hacer funcionar un equipo, las directrices que le guían para dirigir “el equipo”. Según Juande estas directrices son las siguientes:

  •  El EQUIPO está por encima de todos y de todo. “El equipo te devolverá mucho más de lo que le puedas dar, aunque se lo hayas dado todo. Te dará satisfacciones, éxitos y protagonismo. El equipo es el auténtico protagonista. El talento cobra sentido al servicio del equipo. Siempre está la oportunidad de hacer equipo, dentro y fuera del terreno de juego”.
  •  ESFUERZO MÁXIMO, ¡siempre! “Cada uno da al equipo todo lo que tiene, aunque pueda aportar cosas diferentes. Pero lo importante es que des todo lo que tienes. El entrenamiento o partido que pierdes ya no lo recuperas nunca”.
  • COMPETIR cada día para poder competir en cada partido. “Competir es un duelo en el que has de superar al rival para que no lo haga contigo. Competir comienza por enfrentarte a ti mismo para superar tus propios límites, y acaba poniéndote en disposición de superar al rival. Se juega como se entrena y cada día hay que dar lo máximo para poder llegar al partido y ofrecer tu mejor versión”.
  • Desde la EXIGENCIA todos son iguales. “Debo exigir a cada uno lo máximo. Desde el trato personal cada uno es diferente y requiere un trato distinto, pero desde la exigencia les pido lo máximo a todos, sin excepción. Y todos tienen su oportunidad. El que trabaja y se esfuerza, tarde o temprano dispone de posibilidad de mostrar sus cualidades en competición. Mi tarea es crear un buen clima de trabajo que favorezca una implicación máxima en el trabajo diario”.
  • Buscar el CONVENCIMIENTO desde el DIÁLOGO. “Intento llegar al futbolista y al grupo desde el diálogo, tratando de convencerles pero sin rebajar la exigencia. Quizás una de las dificultades del trabajo del entrenador está en lograr el máximo esfuerzo, utilizando procedimientos que el futbolista de hoy admite, como es el convencimiento. Trato de hablar lo necesario, utilizando un lenguaje directo y conciso. Siempre digo lo que pienso, desde el respeto. No me gusta decir al futbolista lo que le gustaría escuchar. Es mejor ser sincero y no engañar, si tú eres honesto, el futbolista te percibe justo”.
  • La ENERGÍA del equipo se la traslada su entrenador. “Me considero responsable de que el grupo compita con la intensidad necesaria”.
  • Al rendimiento se llega desde la AUTOCONFIANZA individual y colectiva. “Trato de convencer al futbolista y al grupo de que trabajando en equipo y desde el esfuerzo máximo podemos superar a cualquier rival. En cambio, cuando aflojas cualquiera te puede superar”.
  • Convertir en FÁCIL lo DIFÍCIL y viceversa.”Debo leer bien cómo se siente el grupo ya que unas veces has de restar dificultad mientras que en otras ocasiones has de hacer lo contrario. Por ejemplo, una final es un partido más atendiendo al trabajo que el partido exige al futbolista o al equipo”.
  • Los CONFLICTOS hacen más fuertes a las personas y a los grupos. “El conflicto  vive en el seno de cualquier grupo. Es normal que surja algún conflicto en la convivencia diaria. Las personas y los grupos crecen cuando aprenden a afrontar y superar juntos los conflictos”.
  • Hay que SABER ENTENDER cuál es el margen de maniobra que uno tiene y SABER CONVIVIR con  aquello que a uno se le escapa. “En los momentos de dificultad hay que ser inteligente para saber qué ficha puedes mover y qué debes entender y respetar porque depende de que otros puedan mover su ficha”.
  • HUMILDAD. “¿Quiénes somos? Nunca debes perder la perspectiva de quién eres. Solo eres un profesional que aspiras a hacer bien tu trabajo. Los demás te pueden ver de otra manera. El éxito solo es un trabajo bien hecho; lo que otros entienden por fracaso no deja de ser nada más que un trabajo que posiblemente debes mejorar”.
  • El TRABAJO BIEN HECHO es el mejor camino para GANAR.” Siempre me ha parecido absurdo obsesionar al equipo con ganar; me parece más inteligente exigirles el mejor trabajo, independientemente de las circunstancias que puedan rodear al partido, ya que te acerca a la victoria.”

“Es así como entiendo que he de ir construyendo un equipo. Se puede fichar el talento pero el equipo se construye desde la idea colectiva y el trabajo diario. Una buena plantilla no siempre es un buen equipo. Son ideas o directrices que he ido teniendo presentes desde que me inicié como entrenador. Creo en ellas”.

Ahora podemos entender mejor la ingeniería grupal y de dirección de equipo que Juande Ramos utiliza para ir dotando a sus equipos de un espíritu colectivo o de un carácter ganador.

José Carrascosa