marzo 2014 - Saber Competir

nadal

Psicología del deporte: los valores de Rafa Nadal

Posted by | Sin categoría | No Comments

Rafa Nadal ha entrado en la historia del tenis mundial. Definitivamente se ha situado entre los más grandes tras vencer en el US Open.

Rafa Nadal es un referente como deportista y como persona. Es un modelo, un espejo en el que mirarse. Su tenis le ha situado entre los mejores, pero son sus valores deportivos y personales los que le han aupado, sin duda, a la condición de “el mejor”.

Es posible identificar en Rafa Nadal una serie de valores valiosísimos como deportista y como persona, que se pueden extrapolar más allá del deporte y  utilizarlos como directrices en cualquier otro ámbito, tanto personal como profesional.

Los valores que fácilmente se identifican en Rafa Nadal, en su comportamiento dentro y fuera de la pista, son los siguientes:

1. Desarrollo Personal. El deportista necesita de la persona. El desarrollo deportivo o profesional no se entiende sin el desarrollo personal. Los valores personales dan un plus al deportista ya que ayudan a convivir con la máxima exigencia permanentemente.

2. Talento. El talento hay que trabajarlo y entrenarlo para desarrollarlo y expresarlo en toda su magnitud. Lo que llaman  talento solo es una predisposición que va tomando forma y siendo realidad desde el esfuerzo y el trabajo diarios.

3. Esfuerzo máximo. El esfuerzo es el motor que mueve el desarrollo del talento, que ayuda a superar las dificultades, que alarga el recorrido en el desarrollo profesional, y que acerca a la consecución de las propias metas.

4. Saber competir. Saber competir supone tener mente de superviviente. El valor de la superación está detrás del valor de saber competir. Competir estimula la superación de uno mismo, de sus propios temores, ansiedades, dudas; incentiva la superación del compañero en el entrenamiento diario; y pone en disposición de superar al rival en la competición. Competir es un duelo en el que te acabas imponiendo o te ves superado, no solo por el rival sino también por la exigencia y la dificultad.

5. Centrado en la tarea / juego. Jugar bien es el mejor camino para ganar. Cuidar la ejecución mejora el rendimiento. Ganar o perder es la consecuencia del trabajo bien hecho, de jugar bien. El camino llega a ser más importante que la meta ya que es el que te acerca a ella. Entonces, ¡el camino es la meta!

6. Autoconfianza. No es necesario sentirte el mejor; es suficiente con saber que puedes trabajar más y mejor que el  rival.

7. Fe en la victoria. Sentirte seguro de poder imponerte al rival y no abandonar nunca esta expectativa, ni cuando parece imposible, te pone muy cerca de lograr la victoria.

8. Disfrute. ¿Por qué no vincular máximo esfuerzo con disfrute máximo? Las mayores satisfacciones suelen aparecer asociadas a los mayores esfuerzos. La ilusión y el disfrute liberan el talento y acercan al rendimiento óptimo.

9. Pensamiento positivo. La exigencia, la dificultad, la adversidad nunca son un problema, sino la oportunidad de dar lo mejor de uno mismo y de seguir creciendo. No existen los problemas; solo retos o desafíos.

10. Convivir con la “presión. Para dominar la presión hay que saber relativizar tanto la victoria como la derrota. Tu vida no está en juego por ganar o perder un partido. Tu vida te ofrece otras cosas importantes, además de ganar.

11. Humildad. Solo cuando respetas al rival estás en disposición de superarle. Mientras los demás te idolatran sabes que simplemente haces bien tu trabajo; donde los demás ven a un icono mediático uno se reconoce así mismo como un buen trabajador en lo suyo.

12. Trabajo en equipo. Un equipo de colaboradores te apoya y te ayuda a que tu talento brille con todo su esplendor. Pero frente a tu trabajo sabes que estás solo ante tu propia responsabilidad, sabiendo que mucha de tu gente depende de tus éxitos. La generosidad de tus colaboradores tratas de agradecerla mediante el trabajo bien hecho.

13. Apoyo del “entorno”. El entorno familiar es clave para recordarte quién eres. A los tuyos es difícil que les impresiones o les engañes. Debes saber distinguir entre los que realmente te aprecian y los que simplemente te adulan por tu éxito. Tu gente te da  equilibrio y estabilidad emocional. Ellos también ponen su granito de arena en tu éxito. Los aduladores te acaban desquiciando.

José Carrascosa

equipo

Coaching deportivo fútbol: decálogo de “equipo”

Posted by | Sin categoría | No Comments

 

  1. EQUIPO es complicidad, compromiso, vínculo, cohesión… y tiene alma colectiva. El equipo es nuestro mejor socio, quien nos ayuda a lograr lo que perseguimos. Nos devuelve mucho más de lo que le demos, aunque se lo hayamos dado todo.

  2. El equipo juega como entrena. Dime cómo entrenas y te diré cómo compites.

  3. Un entrenamiento “perdido” no se recupera jamás.

  4. Competir es vivir el duelo con el rival al que si no le superas te superará a ti. El rival no solo es el adversario, puedes ser tú mismo o cualquier circunstancia adversa.

  5. Las excusas no se admiten. Si utilizas la coartada de las excusas solo pierdes tú, dejarás de progresar.

  6. La exigencia te hacer ser y trabajar mejor, ayuda a crecer y progresar.

  7. El talento se expresa mediante el esfuerzo y el trabajo colectivo. El talento cobra su auténtico sentido al servicio del equipo.

  8. Respeto y humildad, siempre. El rival te examina y te obliga a superarte, respétale.

  9. El trabajo bien hecho es el mejor camino para ganar.

  10. El equipo nunca se rinde. Siempre busca superar cualquier dificultad.

 José Carrascosa

vivir

Entrenamiento emocional: vivir, sentir, disfrutar… el partido

Posted by | Sin categoría | No Comments

Vivir intensamente el partido es mucho más que estar motivado o responsabilizado. El cerebro es un sistema que procesa información exterior e interior al organismo. El partido, el entrenador, los aficionados, el rol desempeñado en el equipo, los aplausos, las críticas, el resultado… es información externa vivida por cada futbolista según su carácter y su estilo o manera de “pensar”. La fatiga, las molestias físicas, la responsabilidad, las dudas, el error, el futuro, la ansiedad, el miedo, el enfado… es información interna que también es procesada de manera diferente por cada futbolista.

El cerebro interpreta toda la información que le llega considerando el riesgo que conlleva, viviéndola como reto o amenaza, despertando atracción o rechazo hacia la situación percibida. Las cosas no son como son sino como parecen, como se perciben. La información, según es interpretada, siempre activa el sistema nervioso autónomo o vegetativo poniendo en marcha estados emocionales concordantes. El carácter y las experiencias vividas organizan un estilo particular de procesamiento de la información o de pensar (cognitivo). La persona siente como piensa y piensa como siente. Es la traducción mente-cuerpo, cuerpo-mente. Mente y cuerpo forman un todo, interactúan mutuamente, no es una antes o después que la otra, son dos dimensiones de la misma realidad. Sistema reticular, hipotálamo, amígdala cerebral y neurotransmisores (cortisol, dopamina, adrenalina, noradrenalina, endorfinas) son algunos de los componentes que configuran la bioquímica del rendimiento. Más que nunca cobran sentido afirmaciones como “vivir el partido”, “tocar la fibra”, “poner pasión”. Sin duda, saber activar la buena bioquímica acerca al rendimiento.

ENTRENAMIENTO EMOCIONAL | ATENCIÓN-CONCENTRACIÓN

El organismo ante una situación percibida como reto o desafío libera cortisol, hormona que activa los estados de alerta o atención. El mejor trabajo sobre la atención es vivir el partido como un desafío asequible aunque no exento de dificultad. Apelar con reiteración y de manera cansina a la necesidad de estar atento puede abrir dudas y temores, provocando el efecto contrario, un efecto depresor que reduce el estado de alerta.

Luka Modric, Xavi Alonso, Sergio Busquets juegan en estado de alerta, concentrados, leyendo continuamente el juego, viven y sienten el partido, son lo que están haciendo, hacen de cada partido su desafío particular.

ENTRENAMIENTO EMOCIONAL | AGRESIVIDAD-INTENSIDAD

Ante una amenaza o posibilidad de agresión el organismo libera adrenalina, hormona que predispone a defenderse y luchar, componente clave de la agresividad. El partido siempre hay que vivirlo desde el duelo con el rival, al que hay que superar para que no lo haga él a la inversa, debiendo estar más listo y trabajar más y mejor hasta superarle. Muchos futbolistas salen a “jugar”, orientados más hacia la corrección táctica sin vivir el duelo con el rival. El partido es un duelo en el que uno maneja sus propias armas, esfuerzo, actitud, trabajo bien hecho… El objetivo es superar al rival.

Diego Simeone ha conseguido que el Atleti viva siempre el duelo con cualquier a sus rivales, tratando de superarles no solo en el juego sino también en intensidad y agresividad. Diego Costa es el máximo exponente de un equipo agresivo en su estilo de juego.

ENTRENAMIENTO EMOCIONAL | FATIGA

Cómo se interpretan las primeras señales que el cerebro recibe de la fisiología de la fatiga determinan el comportamiento del futbolista a partir de dicho momento. La gran mayoría percibe la fatiga como amenaza y tiende a regular su esfuerzo, algunos temen que el entrenador se percate y les sustituya, otros llegan a temer lesionarse… Muy pocos la interpretan de forma objetiva o científica y entienden que pueden seguir con esfuerzo, tolerándola, ya que ello les ayuda a mejorar. Así pues, la fatiga tiene un componente cognitivo por el que se regula su fisiología y se mantiene el rendimiento o todo lo contrario, se multiplica la sensación de fatiga disminuyendo el rendimiento.

Posiblemente una de las diferencias entre Mikel Rico y Beñat radica en la capacidad de trabajo, en su tolerancia a la fatiga, determinante para tener mayor o menor participación en el equipo titular del Athletic Club. Los jugadores que tienden a regularse ante las primeras señales de fatiga no tienen una buena condición física pues limitan su mejora por no saber trabajar en fatiga.

ENTRENAMIENTO EMOCIONAL | MOTIVACIÓN, ILUSIÓN

La motivación está asociada al incremento de la dopamina, neurotransmisor que activa (sistema simpático), da energía, predispone para la acción, incrementa el sentimiento de deseo. Motivar de forma efectiva equivale a aumentar la fabricación de dopamina en el organismo. Disponer de teóricas motivaciones para entrenar y competir no sirve de nada si no existe su traducción emocional en forma de aumento de la dopamina y la activación o predisposición a la acción.

El Racing Club de Santander es un claro ejemplo de cómo un equipo con una motivación especial, unidos por la crisis social y económica de la entidad, fortalecido por las dificultades y envalentonado por su justa reivindicación, ha sido capaz de superar a equipos de mayor potencial, como Sevilla y Almería.

ENTRENAMIENTO EMOCIONAL | JUGAR “SIN PRESIÓN”

El aumento de dopamina, cortisol y adrenalina ante una situación percibida de riesgo predisponen a la acción. Entender y explicar correctamente el incremento de la activación nerviosa ante el inicio del partido ayuda a entrar en él bien preparado, concentrado. En cambio, alarmarse por esos nervios, temer que puedan provocar errores, dispara la dopamina de forma excesiva, provocando tensión muscular, aumento de la tasa cardiaca, respiración corta y acelerada, aumento de la conductancia en la piel, disminución de la atención, lentitud en el procesamiento del juego y las tomas de decisión… Interpretar las primeras señales de la ansiedad de forma positiva ayuda a entrar en el juego y jugar sin presión, mientras que asustarse ante ellas dispara la ansiedad, aumenta la presión y dificulta el rendimiento.

Benzema, Ramos, Piqué, Xavi Hernández, Iniesta, Rakitic… juegan sin presión, con la activación idónea, motivados, sin tensión, muy centrados en la tarea. Compiten al más alto nivel sin presión, mejor dicho adaptados a la máxima exigencia.

ENTRENAMIENTO EMOCIONAL | ESTRÉS COMPETITIVO

Desde mi punto de vista no se puede confundir el estrés competitivo con el estrés propiamente dicho. Éste tiene que ver con la distancia existente entre las expectativas percibidas y los recursos que cree disponer para hacerles frente; cuanto mayores son las expectativas percibidas desde el entorno y más dudas tiene el futbolista sobre sus propia competencia mayor es el estrés. En cambio, el estrés competitivo tiene que ver con el nivel de activación con el que habitualmente se vive la competición.

Futbolistas habituados a entrenar y competir con un elevado nivel de activación suelen acabar con lesiones recurrentes debido al desgaste ocasionado en músculos, tendones y articulaciones por entrenamientos y partidos a lo largo del tiempo. Son futbolistas muy competitivos cuyo organismo acaba no soportando la intensidad con la que compiten habitualmente. Pujol y Villa podrían responder a este perfil. Rafa Nadal somete a su organismo a mayor estrés competitivo que Roger Federer, por lo que ha estado más expuesto a las lesiones en el largo plazo.

La zona del organismo más debilitada o dañada envía más información y más difusa que otras partes del cuerpo. La amígdala cerebral procesa estas señales (molestias físicas) poniendo al futbolista en estado de alerta que interpretar de dos maneras diferentes, tratando de ignorarla pero trabajando con la lógica lesión generada o parando por el lógico miedo a volver a lesionarse. Entonces, el futbolista se ve atrapado en un bucle en que sus molestias le tienen permanentemente tensionado y su preocupación recurrente se somatiza más en la zona debilitada multiplicándose las molestias. La solución debe ir por reducir el estrés físico y psíquico sin necesidad de reducir el rendimiento.

ENTRENAMIENTO EMOCIONAL | DISFRUTE

Existe cierto debate entre los entrenadores en cuanto a “disfrutar” o “sufrir” sobre el terreno de juego. Los entrenadores jóvenes, cada vez más preparados saben de la importancia de encontrar disfrute intrínseco al máximo esfuerzo y a la concentración máxima sobre la tarea. Cuando se invita al futbolista o al equipo a disfrutar no se hace solo por restarle presión y ayudarle a desatar su talento en el partido, que también, sino, sobre todo, porque el disfrute intrínseco al juego libera endorfinas, componentes bioquímicos que acompañan a la satisfacción y placer. Las endorfinas tienen un efecto muy positivo porque adormecen la fatiga, retroalimentan la motivación y mantienen en el esfuerzo. Disfrute es un síntoma que identifica al flow, estado ideal de ejecución, donde la concentración y la eficacia en el desarrollo de la tarea son máximas, donde se desata el talento en su máxima expresión.

No es casualidad que coincida la mejor versión de Messi o Cristiano Ronaldo con aquellos partidos en que se les ve disfrutar sobre el terreno de juego. Los mejores quizás lo son también por su capacidad de disfrute en las situaciones de máxima dificultad y exigencia.

Así pues, pensamientos y emociones son dos caras de una misma realidad. No es suficiente tener la cabeza en orden si la dimensión emocional no acompaña. De esta forma el entrenador es mucho más que un motivador, se convierte en un “alquimista” que ha de crear la “pócima” emocional que invite a darlo todo y a desatar el talento, individual y colectivo. El entrenador ha de saber “tocar la fibra”, mover la emotividad, crear un estado de ánimo que acerque al rendimiento óptimo.

Por encima del trabajo del entrenador el propio futbolista debe asumir el bonito reto de aprender a tener la llave de sus estados emocionales. Independientemente de que su entrenador sepa tocar más o menos la fibra ha de saber hacerlo él, sobre sí mismo. Se convertirá en una persona autónoma a nivel emocional, sin verse zarandeado por las circunstancias que acontecen en torno a él, y tendrá la llave de su rendimiento deportivo y bienestar personal.

A modo de conclusión, medicina y psicología deben ir de la mano y coordinar su trabajo sobre el futbolista. Queda mucho por investigar y explicar desde un planteamiento multidisciplinar. Mi experiencia en la mayoría de equipos en los que he trabajado ha sido muy positiva en mi relación con los servicios médicos. Me han respetado y ayudado, haciéndome sentir uno más entre los profesionales de los servicios médicos. Sirva este artículo como un gesto de reconocimiento y agradecimiento hacia los doctores José Naranjo y Juan José Jiménez (Sevilla FC), Ximo Mas (Levante UD, ahora en el R. Madrid),Luis Silvestre (Valencia CF), Rafael Ramos y Pablo Grande (Real Valladolid) Carlos Beceiro (Rayo Vallecano), Carles Hernández (Nàstic de Tarragona) y Luis Tárrega (CD Castellón). Sin ellos no tendría tan clara esta visión multidisciplinar.

José Carrascosa